Skip to content

Cuando ella ama a él: La historia de la rica y el pobre

22 Noviembre, 2018

Esta es la vida de Michael Martin, fue intensa desde su infancia , a pesar de nacer en una hermosa familia acomodada en Alemania.Cuando fue muy pequeño se escapaba al cementerio de la ciudad porque le pegaba su abuela.”Los muertos no me pegan”, recuerda sus palabras su mujer, quien hoy en día es una excelente abogada de profesión,debido a que sus problemas de oido le dificultaban para poder interactuar durante dicha entrevista.

Al pasar varios años de tantos internados llegó a la universidad, donde entro sin dificultades en medicina.Sin embargo, no pudo terminarla porque su novia se quedo embarazada y “Decidieron abortar al bebé”, práctica ilegal entonces.Martin acabó en la carcel por realizar dicho acto y tuvo que abandonar la carrera.

Ahí se enroló en la legión francesa, en donde entró en la guerra de Libia y Chad. A los pocos años tuvo que salirse debido a un cáncer que en un principio parecía terminal.En ese entonces en el que estuvo enfermo,su mamá no quiso saber nada de él

Al ser rechazado,indiferentes, en el cuerpo una vez que se sanó,volvió a viajar y acabó en el País de Holanda donde cae en el mundo, ese terrible mundo llamado “Drogas”.Llegó a tener mucho dinero porque vende drogas y las consume a su vez.Por este trabajo de narco pasa un tiempo en la cárcel y es expulsado de Holanda.

Al pasar un rato por Alemania, se viene a España, Ahí, el dinero se le llega a acabar y termina pidiendo limosna en la calle,entonces comenzó con el alcohol por enfrentarse a la realidad de dormir en las calles.

Cuando el amor llega sin avisar, todo es verdaderamente mágico.

Cuando el Mendigo y La Abogada se conocieron.

“Yo era una voluntaria  que laboraba como jurídica social”afirma Susana Menéndez.Cuando conoció a Martin le ofreció muchos proyectos como colaborador en un coro para que se pueda ir integrando.Como Santiago es una ciudad pequeña, le veía mucho tiempo y hablaba con él, explicó.

En un día,Martin se hizo un análisis de sangre, en el cual le dijeron que tenía el higado casi muerto. Un médico me dijo que se moría, señaló.Desde entonces le empezo a llevar una infusión todas las noches y si veía una botella, se la quitaba en una.Aunque en un principio Martin se reía pórque tenía más botellas guardadas,la preocupación de esa voluntaria hizo que cambiase de idea y de forma de pensar.

Un dia dijo:”Dejaré la botella”,recuerda.

Pero Sin embargo, a los siguientes días, le perdió de vista, a su vez se preocupó.Llamo al hospital y mando su foto a la cocina económica de Coruña(España) para tratar de poder encontrarlo.Finalmente, le acabo encontrando a través de Cáritas y al ver que lo estaba buscando, prometió que regresaría.

Cuando Michel Martin dejó las calles.

Cuando al fin se volvieron a encontrar,Menéndez había movido todas tus cartas para que el hombre no vuelva más a la calle.A la semana encontraron una pensión y después se fue a vivir con un cura en Teseiro(Coruña) durante 18 meses.Despúes de que dejarse de beber, se necesitaba brindar alternativas.

Martin, debido a un problema que sufrió hace unos años, tenía dificultades para aprender a hablar el españo.A pesar de ello, sabía hablar alemán,Inglés,Francés e italiano.Susana Menéndez recuerda que cuando se conocieron tuvieron problemas para comunicarse debido a que ella dominaba poco el alemán.

Martin, debido a un ictus que sufrió hace unos años, tenía dificultades para aprender el español. A pesar de eso sabía hablar alemán, inglés francés, e italiano. Susana Menéndez recuerda que cuando se conocieron tuvieron problemas para comunicarse debido a que ella solo sabía “un poquito” de alemán.