Skip to content

Importante: ¿Que significa ser perdonado?

27 Mayo, 2019

Dialogamos tanto en nuestras iglesias o comunidades de tener nuestros pecados suma mente perdonados por la sangre de nuestro señor, pero realmente ¿Hemos comprendido lo que en verdad significa ser perdonado por Dios? ¿Qué es lo que sucedió con nosotros cuando recibimos a Jesucristo como nuestro salvador y cuando Dios nos perdonó?. Estas y otras muchas preguntas más nos hacemos a menudo.

¿Que quiere decir “Ser perdonado”?

En el Salmo 32 llegamos a encontrar lo que es ser perdonado, las respuestas de estas preguntas y más. Pues ahora bien, queremos saber lo que dice Dios sobre el verdadero significado de ser perdonado. Los versículos que queremos entender de este capitulo son las siguientes: Salmo 1,2 y 11 (Salmo 32:1-2,11). “Bienaventurado todo aquel cuya transgresión ha sido perdonada. Y cubierto su pecado…. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, y que en cuyo espíritu no hay engaño alguno. Alegraos en Jehová y gozaos, justos; y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón firme”.

Las tres palabras hebreas para el pecado están traducidas al castellano como una transgresión, pecado e iniquidad. Una transgresión o transgresión quiere decir una violación o rebelión de un precepto, rompimiento de una ley o de un estatuto. A menudo en el hebreo una transgresión quiere decir no dar al tino adecuado. ¿Alguna vez han tomado la decisión de hacer algo de gran bondad en su vida, y que luego de ello no lo pudieron hacer por equis motivo?. Probablemente no hay nadie leyendo este articulo que ha tenido experiencias así. Pues entonces una transgresión es cuando no damos en el blanco adecuado en esta vida. Es cuando no alcanzamos hacer o evitar algo y no cumplimos. ¿Hay alguien leyendo este que ha cometido alguna transgresión?, Déjenme decirles que yo si, y ustedes también, aun a los que no lo quieran aceptar. El pecado es pecado señores y señoras. Según el diccionario, esto quiere decir acción, conducta, pensamiento malévolo, condenado por la ley divina o eclesiástica. Cuando una persona tiene una enfermedad en su cuerpo, a veces lo único que se le ocurre es poder aceptar la voluntad o autoridad de Dios en su vida. Aunque no obstante, tiene una debilidad física, a veces es degenerativa e incurable. Y solo cuando cedan sus enfermedades a Dios y acepten su condición y la autoridad de Dios en sus vidas, pueden gozarse consigo mismo (a). Algunos de nosotros pensamos a menudo que sabemos mucho más que nuestro señor y no es así. Cuando alguien no vive su vida de manera conforme a lo que Dios claramente ha establecido que en cuanto al matrimonio, en cuanto a las relaciones sexuales, osea el decir mentiras, el predicar el evangelio e nuestro señor Jesucristo, el bautizarse, el enviar misiones y el vivir como un santo porque Dios claramente es Santo.

¿Que sucede cuando rechazamos la ley Divina?

Ha rechazado la autoridad de Dios en su vida y ha cometido pecado alguno. Pues casi siempre cuando uno rechaza la ley de Dios en su vida y comete pecado, se hunde más en las tinieblas y en la desesperación. El pecado es rechazar la gran autoridad que Dios tiene en nuestras vidas. Cuando el control de nuestras vidas y hagamos las cosas como a nosotros se nos plazca, pues rechazamos mucho a la autoridad de Dios en nuestras vidas, eso es por lo que debemos mejorar cada dia. Y la tercera palabra para el pecado es la iniquidad, que quiere decir maldad o injusticia grande según el diccionario. Y en el hebreo iniquidad quiere decir doblado o chueco. En vez de estar parados de manera derecha, estamos doblados como unos jorobados. Estas son las tres palabras hebreas que tildan para el pecado y la Biblia nos dice que todos nosotros hemos cometido pecado en esta vida. Por eso necesitamos ser perdonados. Salmo 32:1 “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada”. ¿Su transgresión ha sido perdonada? .La palabra perdonada en el hebreo quiere decir levantar algo y llevarlo lejos. Aquella palabra es usada en Génesis 50:13 donde dice ” Pues lo llevaron sus ijos a la tierra de Canaán, y lo sepultaron en la cueva del campo en Macpela”. Jacob se acaba de morir. Él estaba viviendo en Egipto por causa del hambre que habia en la tierra prometida. Ahora levantaron y llevaron su cuerpo de regreso hasta la tierra de Canaán. Es ahí entonces el Salmista dice que cuando no hemos dado en el blanco, cuando hemos cometido una infracción, una transgresión, nuestro pecado es levantado y llevado lejos de nosotros cuando Dios nos perdona. Salmo 32:1 “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada y cubierto su pecado”. Perdonar también es cubrir. Ahora veamos lo que nos dice en Génesis 38:15 “ Y la vio Judá y la tuvo por ramera, porque ella habia cubierto su rostro”, Judá está viendo a su nuera, pero no la reconoce y cree que es una prostituta.

¿Y qué significa?

Esto quiere decir que Dios no cuenta los pecados, cuando nuestro Dios perdona un pecado ya no lo toma en cuenta, no lo recuerda. Culpa es contar, que tiene que ver con tener la intención o determinar algo. ¿Se acuerdan la reseña de José en el libro del Génesis? Está viviendo en Egipto y llega a ser el segundo hombre más importante después del Faraón. Pues llegan los hermanos de Jose ante él y les dice algo muy interesante. “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (Génesis 50:20). Así es el perdón divino.

Los hermanos de José tenían la intención de hacer todo para mal, pero Dios lo determinó o lo cambio justamente para bien. Pues contar algo es valorado. Esa misma palabra hebrea se encuentra en Levítico 25:27 donde claramente nos dice. “Entonces contará a los años desde que vendió, y pagara lo que quedare el varón a quien vendió y volverá a su posesión”.

Entreguemos nuestras vidas a Cristo, el es quien puede perdonar nuestros pecados, no carguemos siempre la misma bolsa de basura porque es muy pesado, se los digo como experiencia, llevar consigo la misma bolsa todos los dias es muy pesado. Pero Cristo puede sacarlas de nuestros hombros y echarlas al desmonte.