Skip to content

La torre de Pisa se ve cada día menos inclinada

23 Noviembre, 2018

La famosa Torre de Pisa ubicada en Italia, está cada vez menos torcida, asi se observó el último informe del grupo de supervisión que ha concluido que, esto es gracias a los trabajos de consolidación que se realizaron hace 17 años, su inclinación se ha disminuido unos cuatro cm aproximadamente.

El grupo de ingenieros informado para vigilar todos los días uno de los monumentos más icónicos de todo el mundo, el campanario de la catedran de Santa María, se acaba de concluir que se va enderezando con el tiempo.

El docente de geotécnica de la Universidad de Pisa y gran colaborador del grupo de supervisión de la torre, Nunziante Squellia, señala que con la estabilización se redujo la inclinación entre unos 2,000 arcosegundos, más o menos a un total de medio grado. Y desde ese entonces, en estos 17 años, se enereza una media de 1-2 milimetros al año, pero que se llega a cuenta es la estabilidad que ha conseguido el campanario que es mucho mejor de lo previsto.

En estos cambios se calculan gracias a los instrumentos de vigilancia con los que cuenta la torre y también colocados en el terreno, selaña Squellia.

Los instrumentos mandan todos los datos a los ordenadores para poder obtener cada hora una actualización de las posibles oscilaciones, causadas por los posibles terremotos, Justifica el profesor que señala que el monumento está entre los mas vigilados de todo el mundo.

A su misma vez explica que la Torre de Pisa no perderá su mayor característica, la inclinación que atrae a un alrededor de tres millones de turistas al año.

La famosa torre acabará por estabilizarse o talvez incluso señala el ingeniero, en un futuro que es imposible de calcular por el momento se podra a comenzar de nuevo a inclinarse hacia el lado Sur.

Las obras de consolidación fueron necesarias cuando en 1993 la parte superior de la torre llegó a tener una diferencia de más de 4 metros y 47 cm con respecto a la base y se pensó en el peligro de un total y catastrofico derrumbe.

En el año 1998 se instalaron cuatro cables de acero con un promedio de longitud de 100 mts y cuatro toneladas de peso cada uno, que se hicieron de tirantes del monumento como medida rápida.