Skip to content

¿Quien mato realmente al Rey Saúl? encuentra la respuesta aquí

17 Enero, 2019
el rey saul

En la biblia hebrea hay muchas narraciones “dobles” que cuentan con versiones diferentes de un mismo evento.

Los textos bíblicos tal como han llegado a nosotros son producto de la recolección y edición de narraciones orales (se transmitían en forma de cuento), que se preservaban como riqueza, sabiduría y deposito cultural de Israel.

Para entender este fenómeno evidenciado en las antiguas escrituras hebreas primero debemos quitar de nuestros supuestos el inexacto concepto de “Libros históricos”.

Descubriendo la verdad

“Entonces dijo Saúl a su escudero: Saca tu espada, y traspasarme con ella, para que no vengan estos incircuncisos y me traspasen… Entonces tomo Saúl su propia espada y se echo sobre ella” 1 Samuel 31:4

Ahora comparemos con este texto:

“Y él(Saúl) me dijo: ¿Quién eres tú? Y yo le respondí: Soy Amalecita. Y él me volvió a decir: te ruego que te pares sobre mí, y me mates … Yo entonces me pare sobre el, y lo mate, porque sabia que no podía vivir después de su caida” 2 Samuel 1:8

Entonces … ¿Quien realmente mató a Saúl?

Mientras que en el texto de 1 Samuel dice que Saúl se auto elimino al dejarse caer sobre su espada; la narración del mismo evento en 2 Samuel dice que un Amalecita se paro sobre el y lo mato.

¿No tiene sentido verdad? ¿Acaso pudo haber muerto dos veces?

La cosa se pone mas interesante cuando leemos en 1 Samuel 15 que Saul había exterminado a todos los Amalecitas, solo dejo vivo al rey Agag (quien finalmente sería decapitado por Samuel) … entonces ¿de dónde salió este Amalecita?.

Conclusiones:

1.- La biblia hebrea, en su calidad de documento escrito, atestigua las diferentes tradiciones orales del primigenio Israel.

2.- Estas tradiciones no siempre coinciden, a veces existierón dos versiones de un mismo evento.

3.- No es posible saber con precisión qué sucedió realmente. Los demás comentarios intra biblícos de estos eventos solo indican que siguen a una de las dos versiones.

4.- Hasta la fecha no se dispone de evidencia arqueológica o extra biblica que soporte alguna de las dos versiones.