Skip to content

Un debate sobre la llegada del Mesías entre Pablo de Tarso y el Rabino Yohanan en La Sinagoga de Efeso (Siglo 1 AEC)

16 Mayo, 2019

Un debate en la sinagoga de Éfeso (Siglo 1 AEC):

MODERADOR Bienvenidos al debate que se realizará hoy en la sinagoga de Éfeso. Nuestros dos participantes debatirán si el Mesías ya ha llegado o si aún no ha llegado Escogimos realizar el debate en la sinagoga debido a que tiene uno de los salones más grandes de la ciudad, pero aún así veo que ha venido tanta gente, judíos y gentiles, que las bancas no alcanzan. Les pido un poco de paciencia ya que hemos pedido traer más bancas para que todos los presentes puedan presenciar cómodamente el debate. Pido al público que no aplauda aún si aprueba lo que dicen los participantes, y mucho menos abuchear si no está de acuerdo. Ambos participantes son personas conocidas en la comunidad judía de Éfeso. A mi izquierda está Saúl, nacido en Tarso. Llegó a Éfeso hace tres meses y es asiduo visitante de la sinagoga donde predica con frecuencia. Saúl defenderá la moción de que el Mesías ya ha llegado. A mi derecha está Yohanán, nacido en Jerusalén, rabino en Éfeso desde hace muchos años, quien propondrá la moción de que el Mesías esperado por los judíos aún no ha llegado.
Comenzaré haciéndole una pregunta a Saúl.
Lo he escuchado a usted presentarse en algunas ocasiones como Saúl, y otras veces como Pablo. ¿Cómo prefiere usted que lo llame, Saúl o Pablo?

PABLO Soy judío, hijo de judíos. Mi nombre hebreo es Saúl, pero tengo ciudadanía romana bajo el nombre de Pablo, así que preferiría que usted me llame Pablo.

MODERADOR De acuerdo, Pablo. Estamos listos para iniciar el debate. Tiene usted un minuto para presentar su moción.

PABLO Cuando era joven viajé a Jerusalén y allí ataqué a los seguidores de Jesús por considerarlos heréticos. Las autoridades del Templo me enviaron a Damasco para erradicar lo que ellos consideraban herejía. En el camino tuve una visión. Vi a Jesús y él me preguntó, “¿Saúl, por qué me persigues?” Desde ese día mi misión es convencer a judíos y a gentiles de que Jesús es el Mesías que los judíos esperaban, el Hijo de Dios. Lo probaré citando todos los milagros que Jesús ha hecho y los versos de la Biblia que profetizan su llegada.

MODERADOR Gracias, Pablo. Yohanán, es su turno. Tiene usted un minuto para presentar su moción.

YOHANÁN Primero de todo quiero dejar en claro que no tengo nada contra Jesús. Su doctrina básica, “Traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes” expresa en forma algo diferente pero con el mismo significado, el verso de la Torah, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Difiero de mi distinguido oponente en no aceptar su afirmación de que Jesús es el Mesías tan largamente esperado, y, menos aún, que es el Hijo de Dios.

MODERADOR Gracias, Yohanán. Pablo tiene usted la palabra.

PABLO Quiero mencionar dos hechos respecto a la madre de Jesús. El primero es que ella dio a luz sin haber tenido relaciones sexuales, lo cual está profetizado por el profeta Isaías, en el capítulo 7, verso 14. “Una virgen tendrá un hijo”. Lo segundo es la Anunciación. El ángel Gabriel le anunció a Maria que seria madre de Jesús.

Aplausos del público

MODERADOR (Golpeando la mesa). Señores, he pedido que no haya aplausos. Si alguien aplaude nuevamente tendré que pedirle que se retire. Yohanán, le toca a usted.

YOHANÁN Respecto a la profecía de Isaías, mi oponente está en un error. Él se crió en una ciudad helénica y ha leído las escrituras en griego, y no en el hebreo original. Debo informarle que la palabra hebrea “alma” que está en el verso citado por Pablo, y que la versión griega traduce como “virgen”, no significa “virgen” sino “joven mujer”. Respecto a que un ángel le anunció a María que tendría un hijo, quiero recordarle a mi distinguido oponente que hay idénticos precedentes en la Biblia. Uno fue el caso de Sara, la esposa de Abraham cuando tres ángeles, no uno solo, le anunciaron que tendría un hijo. El caso es aun más notable ya que Sara tenía 90 años cuando le anunciaron que seria madre, mientras que Maria era una mujer joven. El otro precedente bíblico es el ángel que se apareció a la madre de Sansón y le anunció que tendría a un hijo que salvaría a los israelitas de la opresión filistea.

MODERADOR Su turno, Pablo.

PABLO Jesús curó milagrosamente a gente que sufría enfermedades de la piel, fiebre, parálisis y ceguera. Convirtió el agua en vino. Caminó sobre el agua. Alimentó con pocos panes a toda una multitud. ¿Qué me dice de esto, Yohanán? (Sonrió, llenó un vaso con agua y lo bebió),

YOHANÁN Me temo que mi distinguido oponente no ha leído la Biblia, o, si la leyó, no recuerda lo que ha leído. Todos los milagros de Jesús tienen precedente en la Biblia. El profeta Eliseo realizó los mismos milagros. Curó a un leproso haciendo que se bañe en el río Jordán. Hizo que una pobre viuda con sólo una jarra de aceite lleno decenas de jarras con el más fino aceite. Logró que una pesada hacha de hierro flotase en el agua. Y, con solo veinte panes, alimentó a más de cien personas y sobró comida. Si no me cree, léalo en el Segundo Libro de Reyes, el capítulo 4, versos 42 a 44. Su turno, estimado Pablo.

PABLO Jesús subió con tres de sus discípulos a una alta montaña y su cara brilló como el sol. Lo relatan Mateo, Marcos y Lucas…

YOHANÁN (Interrumpiendo). Moisés bajó del Monte Sinai, y su cara brillaba tanto que deslumbraba y, desde ese momento, tuvo que usar un velo. Lo relata el libro de Éxodo en los capítulos 34 y 35.

MODERADOR Yohanán, le pido que no vuelva a interrumpir cuando su oponente aún está hablando. Usted debe esperar a que él termine. Yo le avisare cuando sea su turno.

PABLO Yo iba a decir, cuando Yohanán me interrumpió, que Jesús resucitó a un muerto, Lázaro. Y, lo más importante, él mismo resucitó y ascendió al cielo hasta que una nube lo escondió de la vista de los discípulos. Su turno, Yohanán.

YOHANÁN Gracias Pablo. No hay duda que lo que usted ha mencionado acerca del resucitado Lázaro es impresionante, pero no es diferente de lo que hizo el profeta Eliseo cuando resucitó al hijo muerto de la mujer sunamita. Respecto a que Jesús murió, resucitó, y subió al cielo, hay dos personas en la Biblia que subieron al cielo sin necesidad de morir. Uno es Enoj, léalo en el capítulo 5 de Génesis, y el otro es el profeta Elías que subió al cielo en una carroza de fuego, como lo relata el capítulo 2 del Segundo Libro de Reyes.

PABLO Jesús fue un descendiente del rey David, lo cual es uno de los requisitos del Mesías.

YOHANÁN Es cierto que los profetas hablan de que el Mesías será un descendiente del rey David, pero si es como dice mi distinguido oponente, que el esposo de Maria no fue el padre sino el Espíritu Santo, eso no cumple el requisito mesiánico de que la descendencia del rey David es por el lado paterno como lo menciona Génesis 49:10, Isaías 11:1, Jeremías 23:5, Ezequiel 34:23.

PABLO (Interrumpiendo) ¡María descendía de Natán, hijo del rey David!

YOHANÁN Eso es irrelevante, ya que, aun si es cierto, la Biblia especifica que la descendencia de David debe ser a través de su hijo Salomón. Léalo en el Segundo libro de Samuel, capítulo 7, verso 14, y en los capítulos 17, 22 y 28 del Primer libro de Crónicas.

MODERADOR Pablo, lo que dije a Yohanán también se aplica a usted. Agradeceré que no vuelva a interrumpir a su oponente, y tome la palabra cuando yo le diga que es su turno. Puede hablar

PABLO Afirmo que Jesús es el Mesías esperado por los judíos. No sólo es Hijo de Dios sino que también es Dios porque forma parte de la Divina Trinidad.

MODERADOR Pablo fue quien habló primero en este debate, así que Yohanán será el que hable último. Puede usted hablar y con eso daremos por terminado el debate.

YOHANÁN Respeto la fe y las creencias de mi oponente. Pero debo decir que su concepto de Mesías no es el concepto judío del Mesías. Para nosotros no es una figura divina (la idea de que Dios tiene hijos con mujeres humanas parece haber sido adoptada de los mitos griegos). La Biblia menciona ciertos requisitos que el Mesías verdadero debe cumplir. Lo primero es iniciar una era de paz universal y unir a la humanidad, (ver Isaías 2:1-4, 32:15-18, 60:15-18; Zefania 3:9; Oseas 2:20-22; Amos 9:13-15; Miqueas 4:1-4; Zacarías 8:23, 14:9; Jeremías 31:33-34). Tiene que construir el Tercer Templo, como dice Ezequiel 37:26. Traer de regreso a todos los judíos a la Tierra de Israel, Isaías 43:5. Jesús no cumplió ninguno de esos requisitos. Por lo tanto, los judíos seguimos esperando la llegada del Mesías.

MODERADOR Muchas gracias a los dos participantes. Buenas noches.